Maio de 68 por Tomás Ibañez

Un torrente emocional, afectivo, político, que nos arrastró con una fuerza increíble. Y que consiguió transformar en muy poco tiempo, y a veces para siempre, los deseos, sí, hasta los deseos, las formas de ser y las formas de pensar de muchísimas personas.